Seguidores de este Blog

1 de noviembre de 2008

El magnate

Una tarde, un famoso y acaudalado magnate iba en su limosina cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo grama. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar. Le preguntó a uno de ellos:

- ¿Por qué están comiendo grama, muchachos?
- No tenemos dinero para comida. - dijo el pobre hombre
- Por eso tenemos que comer grama.
- Bueno, entonces vengan a mi casa que yo los alimentaré - dijo el magnate.

- Gracias Don, pero tengo esposa y dos hijos conmigo. Están allí, debajo de aquél árbol.

- Que vengan también, - dijo el magnateo.

Volviéndose al otro pobre hombre le dijo: - Ud. también véngase, mi amigo.

El hombre, con una voz lastimosa dijo:

-Pero, Sr., yo también tengo esposa y seis hijos conmigo!

-Que se vengan ellos también. - respondió el magnate.

Entraron todos en el enorme y lujoso carro, lo cual no fue fácil, aún para un automóvil tan grande como la limosina. Una vez en camino, uno de los pobres tipos miró al magnate y le dijo:

- Señor Ud. es muy bueno. Gracias por llevarnos a todos !!!

El magnate le contestó: -¡Hombre, no tenga vergüenza, estoy feliz de hacerlo! Van a ver que les va a encantar mi casa.......... ¡La grama está como de metro y medio de alta!

Moraleja: Cuando un rico llama a un podre......No es para nada bueno!!!




PD: Gracias a mi amigo Donati Portorreal por enviarme este chiste jejeje :P

3 comentarios:

amaliovilla dijo...

Noooo!
jajaja, buenísimo, siempre hay algún interés oculto en los actos de la gente adinerada!
Muy muy bueno, hace rato que no te visito, pero es porque empecé a trabajar y ya no me queda tiempo de nada.
Te mando un beso grandote.

marta dijo...

Esa estuvo buena, que abusador el magnate y que tontitos ellos por creerse que alguien podia ser tan bueno, jaja.

Tmac dijo...

Humor Negro, kakaka

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails